De la importancia de las cosas

Se ha armado un revuelo, o mejor dicho, el Ayuntamiento de Santander y la Cámara de Comercio han armado un revuelo a cuenta de la campaña publicitaria de una multinacional alemana de electrónica e informática que abrirá sus puertas en la ciudad próximamente. (El Diario Montañés, 29 de Marzo de 2011 y días anteriores).

Piquío, Santander

Piquío, Santander

Dicha multinacional ha llenado las marquesinas de autobús de la ciudad con carteles que declaran que “Santander es muy caro. ¡Esto se va a acabar!” Para los responsables municipales esta es una campaña “agresiva”, “ofensiva” y “negativa” para la ciudad, mientras que la Cámara dice que el eslógan es “engañoso y atentatorio contra la capital cántabra y contra sus comercios y empresas de servicios”. Comprendo la postura de la Cámara con respecto a sus asociados, pero no así la del consistorio.

Imagino que la campaña está dirigida al público local, que será al que se quiere atraer al nuevo comercio (no creo que pongan el eslógan “Santander es muy caro…” en las paradas de autobús de Oviedo o Palencia). Siendo esto así, los santanderinos saben cómo de cara es su ciudad en comparación con otras, y siendo ciudadanos inteligentes sabrán que si bien Santander siempre tuvo fama, entre otras cosas, de cara, el lema no deja de ser un toque humorístico más o menos acertado.

Sin embargo, el Ayuntamiento pone el grito en el cielo, pidiendo incluso la retirada de la campaña. El alcalde declara que la campaña es “agresiva”, “ofensiva” y “negativa”, algo que en la ciudad “no es habitual”, y como colofón llega a afirmar que los santanderinos se sienten agredidos. Ya se que es el alcalde de la ciudad, su regidor, pero pretender conocer lo que piensan los santanderinos sobre la campaña de marras (me apostaría una lata de anchoas a que a la mayoría le da exactamente igual) me parece un poco prepotente. Por decirlo suavemente.

La campaña dañaría la imagen de la ciudad si se dirigiera a un público potencial de fuera de Santander y alrededores. Como no es el caso, me parece una campaña inocua. A la que de paso el Ayuntamiento ha dado una gran publicidad. Los alemanes deben de estar frotándose las manos con la publicidad extra generada (Vielen dank, Herr De La Serna!)

Así pues, lo único que ha logrado el Ayuntamiento al meterse en este berenjenal es beneficiar a la empresa que supuestamente “agrede” a los ciudadanos de Santander; una torpeza bastante grande. Especialmente cuando tiene bastantes cosas de las que ocuparse, como responder a las críticas a su gestión de una ciudad que está contribuyendo a destrozar (frente marítimo, Palacio de Pronillo o Riva-Herrera, etc.) Que se ocupen de mejorar Santander y proteger su patrimonio y que se dejen de chorradas.

¡Hasta la regolvía!

Anuncios

Acerca de El Pasiego

Sólo un cántabro preocupado por su tierra...
Esta entrada fue publicada en Políticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s