De las rehabilitaciones

¿Pero qué demonios pasa por a cabeza de los responsables de las diferentes rehabilitaciones del patrimonio en Cantabria? Dice la prensa que hoy se ha abierto la capilla del Palacio de Riva-Herrera, o Palacio de Pronillo (Santander), que está en pleno proceso de rehabilitación. Curiosamente la capilla se abre hoy, primer día de campaña electoral, con visita del candidato a la reelección a la alcaldía, sr. De la Serna. ¿Casualidad? Y más curioso aún cuando parece que el dinero para la rehabilitación sale del gobierno central, que no es del mismo partido político; pero hoy esta entrada no va de políticos, que bastante habrá que aguantarlos en las siguientes semanas.

Detalle del edificio de Tabacalera; arriba a la izquierda se puede observar la cubierta metálica que sustituyó a las tejas originales (Wikimedia Commons . Fotografía: Bccantabria)

Pues bien, en el artículo aparecido en prensa (El Diario Montañés, 6 de Mayo de 2011), hay una fotografía de lo que se está haciendo, y me entran escalofríos. Lo que más me llama la atención es la cubierta metálica que se ha decidido usar para el tejado, algo muy típico de una casa palacio del siglo XVI… incluso de principios del XX. Esa solución ya se usó para la rehabilitación del edificio de la Tabacalera, actual Archivo Histórico Regional y Biblioteca Central de Cantabria (barrio Castilla-Hermida de Santander). Se cargaron de un plumazo el tejado de tejas (valga la redundancia) para poner “esa cosa”; por cierto, que en la Tabacalera aprovecharon también para levantar un par de metros más de altura sobre lo que era el edificio original. Pues eso, que mal empecamos con lo del tejado.

Otra cosa que me llama la atención es lo que se ve de las paredes del edificio en esa fotografía. Porque lo que parece es que se están cubriendo con algo que parece cemento los muros de mampostería del palacio. Y eso tiene pinta de acabar en lo mismo que han denunciado la gente de Buciero Vida Salvaje en Santoña, y que se está perpetrando en la rehabilitación/recuperación de edificios históricos del Monte Buciero, ahora en el Polvorín del Dueso, construcción de la época de la ocupación francesa, y antes, y ya acabado, en la Batería Alta de San Martín (1859): la mampostería de los muros se cubre de cemento y luego se pinta encima, en el caso de Santoña de color amarillo. Aquí está el enlace, con fotos, del destrozo de la Batería Alta de San Martín: http://bucierovidasalvaje.blogspot.com/2011/04/expoliar-no-es-recuperarque-empiece-el.html.

Si eso es lo que la rehabilitación le tiene reservado al Palacio de Pronillo (¡edificio declarado Bien de Interés Cultural, no lo olvidemos!), vergüenza le tendría que dar a los responsables, sean quienes sean.

¡Hasta la regolvía!

Anuncios

Acerca de El Pasiego

Sólo un cántabro preocupado por su tierra...
Esta entrada fue publicada en Patrimonio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De las rehabilitaciones

  1. Pingback: De luto | El Cuévano del Pasiego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s