De piedra

De piedra se queda uno cuando lee muchas veces la prensa. Recoge El Diario Montañés de hoy (9 de Mayo de 2011) la preocupación de ADIC por el futuro de la Grúa de Piedra, situada en el muelle de Maura de Santander.

La Grúa de Piedra, proyectada en 1896 (Wikimedia Commons - fotografía de Frobles)

Resulta que con la reordenación del frente marítimo de la capital y los megaproyectos pensados para la zona, el área donde se sitúa este monumento es el elegido para el futuro Centro Botín, consistente en dos cubos gemelos diseñados por el arquitecto Renzo Piano. Y la Grúa puede acabar molestando.

Ante esta situación, que sin duda preocupa a muchos ciudadanos, ADIC se ha dirigido tanto a la Autoridad Portuaria de Santander como al Ayuntamiento, sin obtener aclaración al respecto. Aclaración que al parecer sí han obtenido los periodistas de El Diario, aunque no citan dónde, en el sentido de que si la Grúa interfiere en el desarrollo del proyecto, “será trasladada hacia otro emplazamiento definitivo, no eliminada”. Algo muy tranquilizador.

Llevamos unos años en los que se están borrando o alterando puntos clave de la ciudad sin pedir ninguna opinión al ciudadano, lo que como mínimo se puede describir como un gobierno de nula participación ciudadana: aquí se hace lo que mandan las élites políticas y económicas, que para eso Santander es su feudo, y el ciudadano que lo sufra y que calle. Ya desaparecieron la antigua Lonja (2006), la Prisión Provincial (2010), destrozaron la Batería de San Pedro del Mar en La Maruca (2010), están destrozando el Palacio de Riva-Herrera en Pronillo (2011) y ahora corren peligro zonas como San Martín de Bajamar.

Pero esto no es nuevo, simplemente se ha acelerado el proceso de borrado de la historia de la ciudad que comenzó de manera fortuita con el Incendio de 1941 que arrasó todo el centro histórico; siguió ya a conciencia con el traslado del puerto pesquero de Puertochico al Barrio Pesquero (1943), acabando con las estampas típicas de las rederas y los pescadores en sus faenas diarias en el centro de la ciudad; el derribo del Teatro Pereda (1966); y se acentúa ahora.

Esperemos que la Grúa de Piedra no pase a engrosar esta lista negra.

¡Hasta la regolvía!

Anuncios

Acerca de El Pasiego

Sólo un cántabro preocupado por su tierra...
Esta entrada fue publicada en Patrimonio. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De piedra

  1. Bahía dijo:

    Lamentablemente el mal llamado “poder politico” está vendido de oz y coz al económico y en el caso del ayuntamiento de Santander, en plena bancarrota, tiene que mamar de la teta de Botín, sí o sí.

    • El Pasiego dijo:

      Me parece que en Santander existe otro problema, o quizás es el mismo: siempre oí decir que el poder en la ciudad estaba repartido entre un pequeño número de familias, de las que todos conocemos los apellidos que se van repitiendo en los puestos clave de la política y la economía local y, por extensión, regional. Con estas familias repartiéndose el pastel y con todos los resortes de poder en sus manos, siempre tenemos el futuro que ellos quieren. Y si hay que destrozar la Bahía, los bosques, las montañas o lo que sea, pues se hace. Y a callar…

  2. Pingback: El trapón de Puertochico | El Cuévano del Pasiego

  3. Pingback: Suma y sigue | El Cuévano del Pasiego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s