De los urogallos

Hoy nos vamos a salir del mapa. Literalmente. Nos vamos de viaje fuera de la Cantabria actual, e incluso fuera de la Cantabria histórica, pero no demasiado lejos. Paramos en León, concretamente en la zona de Omaña, cercana al Bierzo. Lo que nos lleva allí es un pequeño animaluco que está en peligro de extinción (quedan unos 400 ejemplares) entre Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria. Se trata del urogallo cantábrico.

El bichejo que ha montado el lío (Wikimedia Commons - Autor: Richard Bartz)

Resulta que un juez de León puso el 23 de Marzo una fianza de más de un millón de euros a un directivo de la compañía eléctrica Enel (multinacional italiana en la que en el momento en que ocurrieron los hechos andaban metidas Endesa y Electra de Viesgo, y que en este caso estaba asociada también con Unión Fenosa, hoy Gas Natural Fenosa), acusado de delito contra el medio ambiente (ver El País, 29 de Mayo de 2011).

En 2008 una empresa mixta de Unión Fenosa y Endesa consiguió permiso de la Junta de Castilla y León para construir un parque eólico en una zona de León contigua a un área protegida por la presencia de criaderos del urogallo cantábrico. De hecho la Junta concedió permisos para 14 parques eólicos en total, pero 7 fueron tumbados por los jueces y la Junta tras recursos de organizaciones ecologistas (entre ellas, SEO Birdlife).

Con el permiso para instalar el parque eólico en el bolsillo, la eléctrica comenzó las obras… sin permiso. Y con tan mala suerte que una hembra de urogallo con transmisor y que estaba siendo seguida por SEO Birdlife y la Universidad de León trataba de criar a 500 metros de la zona en obras. Cuando los investigadores que la seguían vieron que se marchaba de la zona en plena época de cría, fueron a ver que ocurría, encontrándose con las palas excavadoras.

Tras la consiguiente denuncia a las autoridades y la investigación de la Guardia Civil que certificó que aún no había permiso para las obras, ni para la ocupación de un monte de utilidad pública, además de que se estaba actuando en zonas que no estaban previstas en el proyecto aprobado por la Junta, las obras se pararon.

Tras dos años de proceso, la Guardia Civil ha constatado que en la zona hay urogallos, la Universidad de León ha presentado un informe declarando que la hembra se marchó de su zona de cría como consecuencia de las obras, y la eléctrica ha presentado otro informe de otro ecologista diciendo que la hembra se movió por otras causas.

Finalmente la Junta ha revocado el permiso para el parque y la juez que lleva el caso ha puesto la fianza de más de un millón de euros al directivo. La empresa ha depositado el dinero, pero ha recurrido. Veremos en que acaba el caso. Lo que sí es positivo es que se ha parado la construcción del parque en esa zona tan sensible, veremos si ahora arreglan los destrozos que se hicieron.

En cuanto a Cantabria, donde cada vez hay más interés en la instalación de este tipo de parques, esperemos que no se den permisos para su construcción en zonas de interés ecológico, con restos arqueológicos o donde el impacto visual sea demasiado agresivo. En otras palabras, esperemos que las cosas se hagan BIEN, no como estamos acostumbrados a que se hagan.

Con un molino de Vestas ya hemos tenido bastante.

¡Hasta la regolvía!

Anuncios

Acerca de El Pasiego

Sólo un cántabro preocupado por su tierra...
Esta entrada fue publicada en Ecología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De los urogallos

  1. Jean Cggs dijo:

    Menos mal que aún queda un poco de conciencia y de sentido común para parar estas burradas. A mi no me entra en la cabeza que una fuente de energía renovable se la pueda llamar también ecológica cuando ocurren este tipo de cosas T _ T

    • elpasiego dijo:

      Jean, el problema es, casi siempre, de intereses económicos y políticos. A una empresa le interesa crear una instalación y a unos políticos les interesa el dinero que genera (que habría que saber dónde acaba). Cuando hay contestación social a un proyecto (por parte de ecologistas, universidades u otros colectivos) se les ataca diciendo que no dejan trabajar, que no quieren que se cree empleo y/o que el proyecto es algo ecológico, pero que los que estan en contra no dejan que se desarrolle y no son buenos ecologistas. Y estamos tan acostumbrados a que suelten esas mentiras, que ya ni reaccionamos. Cuando se tumba un proyecto de este tipo es que, o bien la ilegalidad es tan exagerada que no había por donde cogerlo, o bien ha habido un cambio de gobierno. Así de triste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s