De las Estelas

Así, con “E” mayúscula. Porque resulta que estas preciosidades, aparte de ser unos discos de piedra con dibujucos grabados en ellas, son nuestro símbolo más importante. Están en el escudo de Cantabria, por extensión en la bandera oficial de Cantabria, y están en nuestro lábaru. Pero no sólo eso, sino que están en la mente (y me atrevería a decir en el corazón) de prácticamente todos los cántabros. No creo que haya muchos que desconozcan su existencia, y la mayoría seguro que tiene una idea aproximada de lo que son.

Una de las dos Estelas dañadas (Wikimedia Commons – autora: María Victoria Gómez Fernández)

Pues bien, a algún/os [censurado] se le ha ocurrido golpearlas y grabar un nombre y números en ellas (ver El Diario Montañés, 16 de Junio de 2011). Lo que han grabado se puede borrar (está en la pasta que une los diferentes trozos que forman la Estela “rota”), lo de los golpes es más preocupante.

Hace poco se habló de la escasa protección de las dos Estelas situadas en el llamado Parque de las Estelas en Barros. Desde el municipio de Los Corrales de Buelna se ha insistido en la necesidad de protegerlas adecuadamente, opinión que comparto al 100%. Espero que a ninguna lumbrera se le ocurra que la mejor solución es su traslado (a Santander, Madrid o el Metropolitan Museum de Nueva York). Las Estelas se tienen que quedar donde están, ése es su lugar, pero con una protección adecuada.

¿Qué ocurriría si en algún acto vandálico más grave alguien las dañara gravemente? O puestos en lo peor y dejando de lado la alta improbabilidad de que pasara, ¿qué ocurriría si por desgracia llegaran a ser destruídas?

Físicamente, se perdería algo muy importante de la historia de Cantabria, algo que es insustituible. Por eso es importante actuar ahora que hemos recibido el primer aviso; a ver si toman nota los señores políticos. Y que no se engañen, muchísima más gente de la que piensan no les perdonaría si algo lamentable ocurriera con las Estelas.

Por otra parte, en cuanto a su valor como símbolo, éste seguiría intacto. La imagen de las Estelas está demasiado incrustada en nosotros como para que eso se llegara a perder.

Físicamente, a las Estelas se las puede dañar y se las puede destruir, es cierto, pero aunque en algún momento nos falten, su imagen seguirá viva en la memoria colectiva del pueblo cántabro hasta que el último de nosotros expire.

¡Hasta la regolvía!

PS: artículo de la wikipedia sobre la Estela de Barros.

Anuncios

Acerca de El Pasiego

Sólo un cántabro preocupado por su tierra...
Esta entrada fue publicada en Cultura, Historia, Patrimonio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s